Opinión de experto 

Blockchain significa que ya hemos superado el "pico de fondos”


El desplome del precio del Bitcoin despertará sonrisas satisfechas entre los escépticos. Pueden sentirse satisfechos por haber acertado en las valoraciones, al menos por ahora.  

Tienen razón en decir que la exageración es un peligro; la historia lo ha demostrado muchas veces. Pero el nacimiento de las criptomonedas y su ascenso sin precedentes a la popularidad plantea otro punto a considerar: ¿está la industria de inversión fallando en defensa de las inversiones tradicionales? ¿Nos estamos perdiendo de algo?

No probado, no regulado y altamente volátil

Alrededor de 300 millones de personas son titulares de criptomonedas, según las estimaciones del sector. En los mercados emergentes, la titularidad de criptomonedas supera a menudo la titularidad de activos tradicionales; la accesibilidad es un factor crucial. Estas cifras dramáticas reflejan lo que presenciamos en la vida cotidiana: las conversaciones en los bares, en las redes sociales o en el asiento trasero de los taxis. Muchas personas se han animado a comprar un nuevo activo no probado, no regulado y altamente volátil. Esto ha resultado desastroso para algunos, sobre todo para los que compraron en el punto álgido.  

Si las criptomonedas y los activos digitales pueden venderse tan bien, a pesar de estos inconvenientes obvios, estamos ante una lección para los gestores de activos. Irónicamente, es el blockchain, la tecnología en la que se basan las criptomonedas, lo que podría ser el catalizador del cambio para la industria de inversión tradicional. De hecho, es probablemente la razón por la que puede que ya hayamos superado el "pico de fondos". En las próximas décadas, los nuevos tipos de productos de inversión a medida podrían llegar a ser más comunes que los fondos comunes de inversión y las sociedades de inversión de capital variable (SICAV) que dominan en la actualidad.

La tecnología Blockchain ayudará a proporcionar acceso a activos más emocionantes y tangibles. Una nueva clase de empresa de gestión de activos con amplias capacidades facilitará la inversión en el mundo que nos rodea. Un centro comercial, por ejemplo, podría dividirse y venderse a inversores locales, tal vez a sus propios clientes. Las tecnologías de registro permitirían registrar la titularidad y crear una plataforma comercial. Comprar y vender sería fácil y transparente, y el activo, tangible. Podría combinarse como parte de una cartera para garantizar cierta diversificación y lograr el mejor resultado para el inversor.  

Aumento de la demanda de tecnología disruptiva

La tangibilidad es fundamental, así como la conexión con las inversiones subyacentes. La popularidad del crowdfunding durante un período más largo y la demanda de activos tecnológicos disruptivos durante los sucesivos confinamientos lo han demostrado. Los inversores quieren conocer la historia de sus inversiones y asegurarse de que coinciden con sus propios valores. Quieren que sus carteras sean personales. El uso de la tecnología blockchain puede ayudar a alcanzar este objetivo. 

El mundo tradicional de la inversión también se beneficiará de la incorporación de las tecnologías blockchain. La eficiencia de las operaciones de back office podría transformarse. Transferir la titularidad de los activos con un solo click es preferible al actual proceso de negociación de 17 pasos.  

Los inversores deberían beneficiarse de esta ola de democratización. Los activos que antes estaban fuera de su alcance se convierten en productos fácilmente accesibles y asequibles. 

El auge de la billetera digital

En un futuro no muy lejano, es probable que los inversores tengan más inversiones en su billetera digital que en fondos. Esto podría convertirse en una realidad dentro de mi carrera. 

En este mundo democratizado, la necesidad de gestores de activos que gestionen activamente las inversiones crecerá. Habrá que investigar la multiplicidad de nuevas opciones de inversión para evaluar su potencial y su impacto. Las carteras deberán estar equilibradas y estructuradas para cumplir los objetivos de sus titulares. 

La duda es si la industria puede aceptar este desafío. No todas las empresas están preparadas para el viaje y algunas no seguirán este camino. Aquellas que ya reúnen a los mercados públicos y privados en sus plataformas serán las que se encuentren mejor posicionadas. 

La clave se encuentra en forjar fuertes conexiones con quienes ya estén inmersos en el mundo de las criptomonedas. El sector de las criptomonedas se encuentra en una fase similar a la del sector de los fondos de cobertura hace 20 o 30 años atrás. Aunque sigue siendo ingobernable, algunas plataformas intentan aprovechar la extrema volatilidad para tratar de ofrecer rendimientos más predecibles. 

Una gran cantidad de inversores se han inclinado por las criptomonedas. Otros han optado por el crowdfunding de empresas en las que creen. La industria puede satisfacer esta necesidad de personalización y la amplia elección adoptando la tecnología de blockchain, y estando abierta a las formas en que las nuevas clases de activos pueden funcionar en las carteras. Si fracasamos en este objetivo, aún más inversores se verán atraídos por cualquier inversión poco ortodoxa y no probada del futuro.  

La versión original de este artículo fue publicada en FT el 20 de julio de 2022.