Última hora 

Análisis Macro

Los bancos centrales comienzan a actuar para hacer frente al coronavirus

El Banco de la Reserva de Australia (RBA) se convirtió en el primer banco central en recortar los tipos de interés explícitamente en respuesta al empeoramiento del brote de COVID-19 (coronavirus).

Desde entonces, la Reserva Federal de los Estados Unidos ha seguido su ejemplo, recortando los tipos en 50 puntos básicos. Más detalles a continuación.

Cabe señalar que China redujo los tipos en febrero, pero no citó explícitamente el coronavirus en su declaración.

El Banco de la Reserva de Australia redujo la tasa de interés en 25 puntos básicos, hasta el 0,50%, en un intento de "apoyar la economía en su respuesta al brote mundial de coronavirus".

Esta decisión llega al mismo tiempo que los bancos centrales hayan anunciado hoy su compromiso de tomar medidas para hacer frente a las consecuencias económicas de la propagación del virus. Mientras tanto, los ministros de finanzas del grupo de economías del G7 se reunirán más tarde hoy para discutir las posibles medidas a tomar.

Cómo ha actuado el Banco de la Reserva de Australia en relación con el coronavirus

La decisión del Banco de la Reserva de Australia representa un cambio significativo con respecto al mes pasado, cuando se decidió mantener los tipos de interés sin cambios y se afirmó que los tipos de interés "ya se habían reducido a un nivel muy bajo" y que había "retrasos largos y variables en la transmisión de la política monetaria".

En la declaración de hoy se destaca que "el coronavirus ha empañado las perspectivas a corto plazo de la economía mundial y significa que el crecimiento mundial en el primer semestre de 2020 será inferior a lo que se esperaba anteriormente", en un momento en el que la economía mostraba cierta mejora.

Además, el Banco reconoció que es difícil predecir cuán grande y duradero será el efecto del virus. Los sectores de la educación y el turismo de Australia, que dependen en gran medida de China, ya han empezado a ver los efectos del brote de coronavirus. Sin embargo, la economía podría debilitarse ya que "es probable que la incertidumbre que está creando también afecte al gasto interno", lo que confirma que el COVID-19 no solo tiene efectos sobre la oferta, sino también sobre la demanda.

Lo que sucederá en el futuro sigue siendo incierto. El banco mantiene la cautela y seguirá vigilando de cerca cómo se desarrollan los hechos. La declaración concluyó con la frase "estamos dispuestos a flexibilizar aún más la política monetaria para apoyar la economía australiana".

Nuestro punto de vista

En nuestra opinión, esto significa que no está garantizado un nuevo recorte en los próximos meses, y esperamos que el RBA se mantenga a la espera en 2020, ya que se prevé que la economía australiana vuelva a una "tendencia de mejora" una vez que se contenga el coronavirus.

Sin embargo, en nuestro escenario de pandemia de coronavirus, en el que el coronavirus sigue propagándose y ya no está contenido dentro de China, ya que Europa, América y el resto de Asia registran un aumento significativo de casos, se espera una mayor relajación de las políticas.

Si esto ocurre, es probable que el Banco de Reserva de Australia haga un recorte adicional este año, ya que se espera un mayor estímulo monetario a nivel mundial.

Nuestras expectativas eran que la Reserva Federal de los EE.UU. recortara las tasas del 1,75% al 1,25%, una medida que acaba de ser anunciada en el momento de escribir este artículo.

Esperamos que el Banco Central Europeo recorte de -0,5% a -0,8% para finales de 2020.