印刷する compartir

Informes de mercado

¿Cómo se comportan las distintas clases de activos en un momento de desaceleración?

Parece que los Estados Unidos están entrando en una fase de desaceleración económica. ¿Cómo afectará a la rentabilidad de las distintas clases de activos? ¿Podemos evitar una recesión?

29/05/2019

Por primera vez en dos años, el modelo de la brecha de producción en EE. UU. de Schroders apunta hacia un cambio en el ciclo económico. Indica que la economía está dejando atrás la fase de «expansión» y adentrándose en la de «desaceleración» (las otras dos fases del ciclo son la «recesión» y la «recuperación»).

La desaceleración más reciente que hemos vivido ha sido la que precedió a la crisis financiera de 2008, por lo que estamos ante una señal de alerta que avisa a la clase política estadounidense de una posible recesión.

¿Planea sobre nosotros la sombra de la recesión?

El modelo de la brecha de producción de Schroders ofrece una estimación de la diferencia entre la producción real de la economía y su potencial (el PIB). Sus variables son el desempleo y el uso de capacidad.

Desde que se creó en 1978, ha indicado que la economía de los EE. UU. se estaba desacelerando en seis ocasiones. De ellas, cuatro vinieron seguidas de una recesión. Las dos que acabaron en el inicio de una nueva fase expansiva ocurrieron a principios de los años 90 del siglo pasado (momento en el que la desaceleración resultó ser una falsa alarma) y en los últimos meses de 1998 (cuando la desaceleración se produjo en mitad del ciclo y no al final de él).

Desde nuestro punto de vista, el crecimiento estadounidense se ha visto apuntalado por una política acomodaticia del banco central y creemos que las menores tasas de crecimiento del país obligarán a la Fed a rebajar los tipos en 2020 para estimular la actividad. Aunque nos parece que esta fase de desaceleración se prolongará en el tiempo y no acabará en una recesión, la ponderación de nuestros diversos escenarios de riesgos indica que la amenaza está ahí y que puede cumplirse, sobre todo si los políticos no hacen nada para evitarlo.

¿Qué puede suponer una desaceleración para la rentabilidad de las inversiones multiactivo?

Dejando a un lado la posibilidad de recesión, la fase de desaceleración del ciclo económico ha afectado sensiblemente a la rentabilidad de diversas clases de activos a lo largo de la historia. Ni que decir tiene que las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse.

La siguiente tabla muestra la rentabilidad media de la renta variable, los bonos gubernamentales, los bonos de alto rendimiento (AR) y con grado de inversión (GI) y las materias primas en los Estados Unidos a lo largo de las distintas etapas del ciclo desde febrero de 1978.

Durante una fase de desaceleración en el modelo de la brecha de producción, los mercados de renta variable no solo registraron sus peores datos, sino que además resultaron ser más volátiles. En ella, la renta variable de EE. UU. ha obtenido rentabilidades anuales medias inferiores al 5% y ha registrado cifras de volatilidad de más del 15%.

Es la única fase en la que los bonos gubernamentales superan a la renta variable a lo largo de todo el periodo analizado.

Además, en estos periodos los bonos gubernamentales han superado a los corporativos con grado de inversión que, a su vez, han rebasado al crédito de alto rendimiento en aproximadamente un 2% y un 4,5% respectivamente. En los periodos de recesión, las tornas suelen cambiar: el crédito de alto rendimiento supera tanto a los bonos gubernamentales como a los corporativos con grado de inversión en un 2% y un 5% de media respectivamente.

Esta vez el cuento puede acabar de otra forma

La fase de desaceleración en la que nos encontramos actualmente podría ser distinta. La recuperación de la crisis financiera mundial ha sido la más larga y la menos cimentada de la historia. Puesto que la política monetaria mantiene un sesgo acomodaticio, la Fed tiene margen para diseñar una fase de desaceleración más larga que la media y que no desemboque en una recesión (es lo que se conoce como «estancamiento secular»).

De primeras, este periodo de debilidad del crecimiento no parece una buena noticia. Ahora bien, si no acaba en recesión, puede que, con sus decisiones, el banco central haya logrado por fin lo que lleva décadas intentando: que el crecimiento sea fluido y no se produzcan altibajos a lo largo del ciclo económico. De hecho, la Fed señala que la política monetaria consiste en «estimular o restringir la demanda global de bienes y servicios». De este modo, se puede «estabilizar la economía» y «dirigir la actividad económica (...) hacia niveles más sostenibles».

Solo el tiempo resolverá la incógnita. Crucemos los dedos.

Información Importante: El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Schroders ha expresado sus propios puntos de vista y opinions en de este documento y estos pueden cambiar. Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web. Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxembourg. Número de registro Luxemburgo B 37.799.