Opinión de experto 

Informes de mercado

Coronavirus: la opinión de nuestros expertos (actualización)


Investment Communications Team

Ver todos los artículos

Acciones globales

Alex Tedder, Responsable y CIO de Renta Variable Global y EE.UU:

"Si bien el Covid-19 ha tenido un efecto material en los fundamentales económicos - junto con el impacto humano - ha sido un catalizador para un rápido reajuste del mercado tras un mercado alcista también sin precedentes. Esto refleja preocupaciones legítimas, presentes antes de la crisis, sobre las perspectivas de crecimiento y la sostenibilidad de los beneficios (en particular en los Estados Unidos). En 2019, la rentabilidad del mercado se generó principalmente por una importante recalificación, más que por el crecimiento de los beneficios.

"La elevada volatilidad no es inusual durante una alteración geopolítica y sin duda continuará. Sin embargo, son más relevantes los impulsores subyacentes de los retornos de las acciones y las perspectivas de la probable trayectoria de la recuperación. Por el momento, los movimientos del mercado reflejan el temor a lo desconocido, así como el deterioro del entorno económico y de las expectativas de crecimiento. Así pues, se están aplicando estímulos monetarios y fiscales sin precedentes para apoyar la actividad económica. 

"Si el impacto del virus se puede gestionar 'con éxito', o es menos profundo que en los escenarios más extremos, los mercados de valores mundiales podrían experimentar una fuerte recuperación en la segunda mitad de 2020. De no ser así, es probable que veamos un camino diferente de recuperación del mercado. Es probable que los efectos disruptivos del virus sean pronunciados y se necesitará un tiempo considerable para que se recupere la confianza de las empresas y los consumidores. Algunos sectores se verán más afectados que otros. Las industrias que están cerca del consumidor y/o que no se ven relativamente perturbadas por problemas de la cadena de suministro (por ejemplo, los productos básicos de consumo) pueden ver un retorno relativamente rápido al crecimiento normalizado. Sin embargo, es probable que los sectores con largos ciclos de capex y plazos de entrega (como el aeroespacial) experimenten un importante impacto en los ingresos y una fuerte repercusión negativa en los beneficios. Esto se verá exacerbado en los casos en que exista un apalancamiento operativo y financiero sustancial, como ya se observa en las líneas aéreas y los operadores de cruceros. 

"En general, pensamos que una recuperación en forma de L -una fuerte disminución de la actividad económica y una lenta recuperación- es una probabilidad realista.

"Incluso en nuestro escenario más optimista, esperamos que el sentimiento se deteriore en las próximas semanas, ya que el número de contagios sigue aumentando. Creemos que estamos cerca de un nivel en el que podríamos añadir riesgo, pero primero necesitamos ver datos que muestren que el virus está empezando a disminuir y que sus efectos económicos pueden ser modelados con mayor confianza". En conjunto con nuestro equipo de Data Insights, estamos vigilando de cerca tales puntos de datos. A la luz de las muy significativas caídas en la valoración de los valores cíclicos más notablemente, estamos mirando ciertos nombres en las áreas industriales y de consumo discrecional, desde una perspectiva de rentabilidad ajustada al riesgo. Sin embargo, la prudencia sigue siendo fundamental en las decisiones que tomamos"

Renta variable asiática

Toby Hudson, Director de Renta Variable Asia ex Japón:

"La reciente aceleración del número de casos de Covid-19 en Europa y América del Norte ha socavado la confianza que se tenía en el control aparentemente eficaz del brote en China. Esto corre el riesgo de sumir a gran parte de la economía mundial en una recesión a medida que los gobiernos se disponen a 'encerrar' a sus poblaciones para limitar la transmisión". La duración de esta conmoción económica y el impacto en la rentabilidad de las empresas es muy difícil de predecir hoy en día, pero a medida que la propagación de los casos se desacelera y los mercados ganan más confianza en las respuestas de los gobiernos, cabe esperar que se produzca un fuerte repunte en los mercados de valores.

"Los nuevos casos en China han disminuido y la capacidad industrial casi ha vuelto a los niveles anteriores a la crisis. Esperaríamos un repunte gradual del consumo interno a medida que la vida cotidiana se normalice lentamente. Con China asumiendo primero el dolor de su bloqueo, está ligeramente por delante de la curva. Sin embargo, es probable que la recuperación siga siendo irregular, ya que algunos segmentos de la economía nacional tardarán más en normalizarse. Hay riesgos de un pico secundario en las infecciones si el bloqueo se relaja demasiado rápido.

"Los sectores exportadores se enfrentan a un shock de demanda a medida que los países occidentales se cierran, lo que afecta al empleo, los ingresos y el gasto en inversión si la recesión dura más de pocos meses. Dada la fragilidad de la recuperación en China, cabría esperar un mayor estímulo, con un aumento del gasto en esferas como la infraestructura y medidas para apoyar los ingresos de los hogares y el consumo privado.

"Dada la falta de visibilidad sobre la propagación mundial de Covid-19, las empresas están proporcionando poca orientación concreta sobre sus perspectivas para 2020. En nuestra interacción con los equipos directivos, hemos tratado de comprender qué medidas están adoptando para hacer frente a la crisis y cuán bien situadas están para sobrellevar la recesión, tanto desde el punto de vista operacional como financiero. Para muchas empresas, los beneficios de este año probablemente sean lo comido por lo servido. Los mercados estarán dispuestos a mirar más allá de esta crisis siempre y cuando haya espacio para un nivel de rentabilidad más "normalizado" a medio plazo.

"En cuanto a la estrategia, dado que China posee un mercado interno tan grande y diverso que en muchos casos puede estar relativamente aislado, ésta ha sido la primera área que hemos incrementado, especialmente en nuestras compañías de consumo preferidas, a niveles más atractivos. Dadas las tendencias favorables a largo plazo para la demanda de tecnología, estamos cada vez más positivos en este área. Gran parte del optimismo en torno al despliegue de 5G en 2020 ha desaparecido y, con unas expectativas y valoraciones más realistas, vemos posibilidades de que aumente a medio plazo.

"Las valoraciones en el sudeste asiático se han visto muy afectadas por las recientes ventas, con muchos múltiplos acercándose a los mínimos de las crisis pasadas. Sin embargo, estos mercados de valores tienen mucha exposición a los bancos y a las acciones de energía. Con el recorte de los tipos de interés para apoyar el crecimiento y el aumento de los riesgos crediticios a medida que se desacelera el crecimiento del PIB, es probable que los beneficios bancarios y el ROE (retorno sobre el capital) se vean sometidos a presiones tanto estructurales como cíclicas, mientras que las perspectivas de los precios del petróleo siguen siendo impredecibles dada la geopolítica. Los precios de las acciones del número reducido de compañías de consumo nacionales de mejor calidad han empezado a corregirse también, pero las valoraciones todavía no son convincentes".

Multi-Activo

Johanna Kyrklund, CIO del Grupo y Responsable de Inversión Multiactivo:

"En estos tiempos turbulentos pensé que sería útil esbozar algunos de los factores que estamos supervisando.

En primer lugar, las valoraciones. Entramos en este episodio con valoraciones muy elevadas en el mercado y la buena noticia es que parte de la "espuma" se ha quitado. Ciertamente, a nivel de las acciones, estamos empezando a ver oportunidades.

"A nivel de mercado, estamos empezando a descontar un crecimiento negativo de los beneficios, lo cual es un ajuste necesario dado el importante shock de demanda que estamos viendo como resultado del virus. Pensamos que estamos a dos tercios del camino en cuanto al ajuste de la valoración.

"En segundo lugar, estamos viendo la respuesta de los gobiernos. Los recortes de los bancos centrales son útiles para permitir que los mercados funcionen bien. Pero realmente necesitamos ver una fuerte respuesta fiscal para apoyar a los individuos y a las empresas durante esta crisis.

"Finalmente, estamos vigilando las tasas de infección del coronavirus. Si viéramos un pico en las tasas de infección en Italia, sería una buena noticia, porque sugeriría que las medidas tomadas por Italia son efectivas. Además, más visibilidad sobre el brote en los EE.UU. nos ayudaría a ponerle un precio a esta crisis con mayor precisión.

"Habiendo visto algunas caídas muy significativas en el mercado, esperamos movimientos laterales en las próximas semanas, subidas y bajadas en los mercados a medida que los mercados sopesan, por un lado, las consecuencias económicas de las medidas de contención y, por otro, las respuestas de los gobiernos.

"Por lo tanto, probablemente veremos un poco más de volatilidad, pero estamos empezando a ver algunas oportunidades que surgen a nivel de las acciones".

Acciones de la zona euro

Martin Skanberg, Gestor:

"Europa se ha convertido en el epicentro de la crisis del coronavirus, con Italia particularmente afectada. Pero ya estamos siendo testigos de una situación similar en España, Francia y Alemania. Los países están implementando iniciativas de contención como el cierre de restaurantes, escuelas y la cancelación de eventos deportivos. En toda Europa, se está animando a los trabajadores a no salir de sus casas si tienen algún síntomas de gripe o del virus. Los mercados se han apresurado a poner precio a la probabilidad de que esto conduzca a una recesión no sólo en Europa sino en otras regiones del mundo.

"En Europa, muchos gobiernos se han apresurado a poner en marcha programas de crédito y de apoyo a los salarios para moderar la grave disminución de la actividad económica a corto plazo y ayudar a las empresas más pequeñas y más expuestas a hacer frente a un entorno tan difícil. No se trata solo de la emergencia sanitaria, sino también del colapso del crudo que ha generado impagos y un endurecimiento del crédito a nivel mundial. "Además, los bancos centrales de todo el mundo están haciendo todo lo posible para prestar su apoyo a los mercados.

"El impacto en la demanda de los consumidores finales y en las empresas es imposible de juzgar con precisión. A ello se suma la falta de una comprensión firme en la comunidad científica acerca de la naturaleza última del Covid-19: ¿cómo se propaga exactamente, cuánto tiempo durará, volverá una vez que se alivien las medidas de aislamiento social, cuánto tiempo llevará encontrar un tratamiento o una vacuna eficaces? La mayoría de las empresas se verán afectadas en diversos grados y tenemos que asumir que nuestras empresas más expuestas cíclicamente verán importantes daños en sus ingresos en 2020. De hecho, nadie en el mercado puede tener ningún tipo de confianza sobre el nivel de beneficios o flujo de caja para este año.

"Aunque los beneficios corporativos de 2020 están en el aire en esta etapa, es crucial que mis analistas y yo nos comprometamos con nuestras empresas y pensemos en su trayectoria y potencial a medio plazo. El compromiso y el diálogo constante con la alta dirección y los miembros de los consejos de administración de nuestras empresas es la base central de nuestro proceso de inversión. Reunirnos una y otra vez con los directores generales y los directores financieros, medir lo que dicen en comparación con lo que entregan y discutir en detalle todos los aspectos de su negocio nos da convicción".

Acciones Value

Nick Kirrage, Co-responsable del Equipo de Value Global:

"El flujo de noticias se mueve rápido, y cada día parece sumirnos más en lo desconocido. Con el pánico apoderándose del mercado, los fundamentales en muchos casos están siendo ignorados. La reacción del mercado hasta ahora ha sido golpear las acciones de valor en los sectores de productos básicos y financieros. Sin embargo, dentro de estos grupos, los inversores que hacen sus deberes pueden encontrar algunos de los negocios mejor capitalizados del mundo hoy en día. Esto, unido a sus bajas valoraciones, hace que estas empresas se encuentren entre los prospectos menos arriesgados para aquellos que están dispuestos a adoptar una visión a más largo plazo de, digamos, cinco años.

"Existe una gran incertidumbre sobre cómo serán las ganancias de las empresas para el año 2020. Por eso es vital mirar a través de todo un ciclo empresarial y económico, de la cima a la base, y considerar la posibilidad de aprovechar el corto plazo del mercado cuando las acciones se nos ofrecen a bajo precio".

Acciones del Reino Unido

Sue Noffke, directora de Renta Variable del Reino Unido:

"Estos eventos son ciertamente muy preocupantes para todos los individuos y las empresas que están siendo afectados por el coronavirus. Sin embargo, desde la perspectiva de los mercados, subrayan la importancia de adoptar un enfoque de inversión a largo plazo y de resistir a las reacciones instintivas. La pandemia de coronavirus ha causado la caída más rápida de la que se tiene constancia en los mercados financieros, ya que los esfuerzos por hacer frente al virus afectan a la actividad económica de forma indiscriminada, en todas partes y al mismo tiempo. Comprensiblemente, esto es desconcertante para los inversores.

"He experimentado varias correcciones de mercado en mi carrera de inversión de más de 30 años. Aunque esta es, en efecto, una de las situaciones más difíciles que se han visto hasta ahora, los inversores pueden consolarse con la respuesta de los responsables políticos mundiales. Los gobiernos y las autoridades han aprendido lecciones de situaciones anteriores, en particular de la crisis financiera mundial, y se han apresurado a ofrecer un apoyo significativo a las personas, las economías y el sistema financiero. Habrá una recesión con golpes a la actividad económica, la rentabilidad, los ingresos por dividendos, las quiebras de empresas y el empleo mientras las empresas luchan. Sin embargo, creo que las autoridades harán "lo que sea necesario".

"Este apoyo puede tardar un tiempo en hacer efecto, pero la historia nos muestra que los mercados financieros normalmente se mueven para descontar una caída de los beneficios y que tocan fondo antes de ver la evidencia de la recuperación económica. Es tranquilizador que los mercados, en general, se hayan recuperado bien tras las abruptas correcciones del mercado en el pasado. En tiempos tan volátiles seguimos siendo pacientes, disciplinados, inversores a largo plazo en busca de oportunidades con precios que no corresponden. Nuestro proceso de inversión ha funcionado bien para nuestros clientes durante varias crisis pasadas y seguimos dando prioridad a la solidez financiera, a los modelos empresariales sólidos y sostenibles y a la adopción de una visión a largo plazo".

Renta fija

Philippe Lespinard, Co-Responsable de Renta Fija:

"Los bonos gubernamentales se han vendido al mismo tiempo que los activos de mayor riesgo, en parte porque las reservas de los bancos centrales se mantienen predominantemente en este tipo de bonos. Con muchos preparando grandes líneas de apoyo a la liquidez, han tenido que liquidar las tenencias de bonos para materializar efectivo. Mientras tanto, el consumo está cayendo rápidamente, añadiendo un shock de demanda debido al cierre de fábricas chinas. Si pensamos en los minoristas, la mayoría sólo mantienen a mano el flujo de efectivo operativo de tres meses.

"Hay una gran cantidad de gasto fiscal preparándose y medidas más directas a nivel micro para apoyar a las empresas, como las garantías de préstamos del gobierno, que permiten a las empresas incurrir en grandes descubiertos. En última instancia, es posible que haya que perdonar algunos de esos descubiertos. Esas pérdidas pasarán a los balances de los gobiernos, lo que dará lugar a un gran aumento de la deuda nacional en muchos países. El aumento de los rendimientos de los bonos gubernamentales también es un reflejo de esto.

"El recorte de los tipos de interés ahora no consigue más que proporcionar liquidez a los bancos, de la que ya disponen en abundancia. Los bancos están en buena forma: bien capitalizados, buena calidad de activos, menos apalancamiento y gran cobertura de liquidez. Creemos que el riesgo de un problema de solvencia en el sector financiero parece poco probable. Las empresas han empezado a solicitar líneas de crédito, Boeing, por ejemplo, acaba de obtener 14.000 millones de dólares de sus bancos. Esto plantea la perspectiva de un gran drenaje de liquidez bancaria, pero es por eso que los bancos centrales proporcionarán apoyo. Es más probable que veamos un problema con la calidad de los activos. Hay 1,4 billones de dólares de préstamos apalancados a nivel mundial, la mayoría a empresas que se apoyan en capital privado. Algunos de ellas están altamente apalancadas, por lo que cualquier desaceleración o paro en esos negocios es perjudicial para la calidad del crédito.

"Creemos que la interrupción durará de tres a seis meses, después de los cuales podríamos empezar a ver la recuperación. Si eso sucede, se podría argumentar que el mercado parece ahora ampliamente barato. Pero es importante ser selectivo y cauteloso. Especialmente si la recesión dura más tiempo, entonces no importará cuán baratos sean los bonos de algunas compañías ahora, porque al final valdrán cero. Para otros, las tasas de recuperación serán muy bajas.

"A medida que tengamos más claridad sobre el alcance del apoyo de los gobiernos, podremos tener una mejor idea de dónde están los mayores riesgos y dónde las mejores oportunidades. Las tasas de impago están subiendo mucho más y habrá bajadas de grado de inversión a alto rendimiento. Algunas empresas tomarán las medidas adecuadas para fortalecer los balances, otras necesitarán reestructurarse. En una visión de dos años hay ciertamente oportunidades, pero es difícil decir aquí y ahora que hay un valor inequívoco".

Deuda de mercados emergentes (retorno absoluto)

Abdallah Guezour, Jefe de Deuda de Mercados Emergentes, Retorno Absoluto y Materias Primas:

"La economía mundial parece estar experimentando un repentino parón. Las actuales e inesperadas dislocaciones, desencadenadas por la rápida propagación del coronavirus, comenzaron en un momento en que los mercados de crédito de los mercados desarrollados y emergentes (ME) estaban ampliamente sobrevalorados y sobrecomprados, la mayoría de los rendimientos de los bonos gubernamentales estaban en mínimos históricos, las políticas monetarias ya eran muy laxas y el ciclo comercial de los Estados Unidos se estaba sobrecargando.

"En este contexto, la reevaluación de los precios de los activos financieros mundiales experimentada este mes ha sido desordenada, pero la multiplicación de medidas de política agresivas está empezando a dar cierto apoyo a los precios de los activos. El reciente y repentino deterioro de la liquidez en los mercados de tipos y divisas, generalmente líquidos, y el decepcionante comportamiento durante el pánico de marzo de las "coberturas tradicionales", como los bonos del Tesoro de los Estados Unidos a largo plazo, está haciendo que la actual crisis para los responsables políticos y los inversores sea más difícil de gestionar que la crisis financiera mundial.

"Ahora que los bonos y las divisas de los mercados emergentes han experimentado una sustancial revisión de precios, y con saldos de caja elevados, la atención se centra ahora en identificar los posibles catalizadores para que empecemos a reinvertir. Hemos establecido una serie de condiciones previas que nos gustaría que se cumplieran para tener cierto grado de confianza en las perspectivas de los mercados de deuda y divisas de los mercados emergentes.

Estas condiciones previas clave son:

  • Evidencia de que la volatilidad disminuye al reanudarse el funcionamiento normal del mercado;
  • Que las valoraciones alcancen niveles más atractivos en general en la deuda de los mercados emergentes, como ya ocurre con algunos bonos y divisas de los mercados emergentes que están experimentando un "exceso de mercado bajista".
  • Señales de disminución de las salidas de fondos de deuda de los mercados emergentes y de los ETFs -creemos que todavía hay posiciones importantes en proceso de liquidación;
  •  Más atención política en los mercados emergentes y a nivel mundial, en torno a la estabilidad de los tipos de cambio. A este respecto, el anuncio de la semana pasada por la Reserva Federal de los Estados Unidos de un aumento de sus líneas de intercambio de divisas con otros bancos centrales fue alentador.

Renta fija asiática

Roy Diao, Responsable de Renta Fija Asiática:

"Los mercados mundiales están siguiendo con niveles de volatilidad no vistos desde 2008. La escalada del Covid-19 a pandemia y la guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia que se está produciendo al mismo tiempo, significan que las economías mundiales se están viendo afectadas en ambos lados, lo que reduce la demanda en el peor momento de la historia.

"Ha habido una sustancial reevaluación hacia abajo de los valores y la liquidez se ha convertido en una de las mayores preocupaciones. Aunque el crédito asiático es resistente en comparación con los Estados Unidos y el resto de los países de Europa Central y Oriental debido a su menor exposición a las materias primas, no es inmune a las recientes rondas de ventas ya que los inversores podrían, a veces, actuar más por el sentimiento que por los fundamentales durante las distorsiones de los mercados como ésta. El diferencial de crédito del índice de crédito asiático JPMorgan se ha ampliado en más de 170 puntos básicos desde mediados de febrero, y el diferencial de crédito de su subíndice High Yield se ha ampliado en más de 430 puntos básicos.

"A pesar de la volatilidad del mercado, no esperamos los riesgos sistémicos en el sistema bancario que vimos en la crisis financiera mundial de 2008. El sector financiero se encuentra hoy en día en una posición mucho más sólida que antes, con un balance y unos ratios de capital más robustos. Si bien las tasas de impago en Asia aumentarían sin duda alguna, teniendo en cuenta los difíciles entornos empresariales, y dados los déficits de financiación de las empresas con posiciones de liquidez más débiles, no esperamos un impago generalizado en una escala ni siquiera cercana a la que vimos en 2008. Dicho esto, como todavía existe una gran incertidumbre sobre la duración y la gravedad del Covid-19 y sobre cuánto tiempo persistirá la guerra de los precios del petróleo, los inversores deberían estar preparados para un período de debilidad y volatilidad a medio plazo.

"Esperamos que los bancos centrales de Asia mantengan una postura acomodativa e intensifiquen sus esfuerzos en materia de política fiscal para apoyar las economías. En cuanto a los tipos locales asiáticos, sobreponderamos la duración de alta calidad de países como Singapur y Corea, dada la demanda de los inversores de activos "seguros" y la expectativa de relajación monetaria. Con la expectativa de que el dólar estadounidense se mantenga fuerte durante algún tiempo, dado el sentimiento de aversión al riesgo y la escasez de dólares, creemos que las monedas asiáticas, como el dólar de Singapur, el ringgit malayo, el baht tailandés y el nuevo dólar de Taiwán, seguirán enfrentando la presión de la depreciación.

"En cuanto al crédito asiático, hemos estado reduciendo la exposición general del mercado crediticio (es decir, "beta") y mejorando la calidad del crédito para garantizar que nuestras inversiones puedan soportar la agitación del mercado. También es fundamental contar con suficiente liquidez. Dicho esto, como el mercado a veces se adelanta a sí mismo durante las dislocaciones, es igualmente importante mantenerse ágil y estar preparado para cambiar de marcha, captando las oportunidades con valoraciones atractivas cuando surjan. Por lo tanto, favorecemos los créditos empresariales con un perfil atractivo de riesgo y rentabilidad que sean fundamentalmente baratos y que tengan la capacidad de navegar por el ciclo de crédito. También seguiríamos centrándonos en la selección bottom up para evitar aquellos nombres con riesgo de "ángel caído" o con la posible presión de bajar de categoría a una calificación crediticia de CCC.

Renta fija multisectorial de EE.UU.

Andy Chorlton, responsable de Renta Fija Multisectorial de EE.UU:

"En las últimas semanas, los mercados financieros y la sociedad en general han tenido que enfrentarse a una reevaluación diaria de las expectativas mientras las autoridades se enfrentan a la severidad del Covid-19 y la respuesta política a esta nueva realidad. El panorama fundamental para los próximos meses va a ser claramente difícil. Sin embargo, como demostró el Reino Unido a finales de la semana pasada, ahora existe la determinación de hacer todo lo posible para hacer frente al desafío con medidas monetarias, fiscales y de contención, todas ellas aplicadas de una manera que no hemos visto antes.

"La liquidez es tan mala como cualquiera de nosotros ha visto, con el choque económico agravado por el hecho de que muchos traders están ahora trabajando desde casa. Pedirles que encuentren precios en un mercado muy difícil mientras están aislados de sus equipos es un desafío al que no se han enfrentado antes. Para nosotros, la clave del hecho de que estamos tratando con una restricción de la liquidez - no sólo con una crisis económica - es la pobre acción de los precios en lo que pensamos que son más productos de tipos que productos de crédito. Por ejemplo, las hipotecas municipales o de agencia - ambas de las cuales tuvieron una semana muy difícil.

"El equipo multisectorial de EE.UU. sigue posicionado bastante a la defensiva con sólo un pequeño aumento en el riesgo de crédito durante la última semana. Hemos aprovechado algunos descuentos significativos en un nuevo mercado de emisión sorprendentemente bueno en los EE.UU. Mirando hacia la próxima semana o dos, nuestro objetivo es equilibrar dos objetivos en conflicto. Queremos mantener una asignación sólida a los activos líquidos, es decir, a los títulos del gobierno, mientras que también añadimos lentamente riesgo en los sectores más defensivos a medida que las valoraciones se abaratan. Creemos que habrá una amplia oportunidad a medida que esto se desarrolle para entrar en los sectores más fundamentalmente afectados, y bajar por la curva de crédito, por lo que por ahora nos estamos centrando en los emisores y sectores más defensivos para nuestro riesgo incremental".

Private Equity

Nils Rode, Director de Inversiones, Schroder Adveq:

"En el caso de las inversiones de private equtiy existentes, el impacto varía principalmente según la región y la industria, el modelo de negocio específico de una empresa y su situación financiera. Si bien es probable que varias empresas de la cartera se vean afectadas negativamente, al menos temporalmente -y algunas podrían verse afectadas más gravemente-, muchas inversiones están bien posicionadas para pasar por esta situación sin ningún impedimento permanente. Unas pocas empresas podrían incluso beneficiarse de la situación (por ejemplo, las empresas que trabajan en posibles tratamientos).

"En el caso de las nuevas inversiones, las perspectivas dependen además del tipo de inversión:

En el caso de las inversiones primarias, el impacto económico del nuevo coronavirus puede dar lugar a valoraciones de entrada más favorables a lo largo del tiempo. Además, las inversiones de fondos primarios se benefician de la diversificación del tiempo durante el período típico de inversión de 2 a 4 años.

En el caso de las inversiones secundarias, las turbulencias económicas y del mercado financiero pueden crear oportunidades de compra. Así pues, en caso de turbulencias prolongadas, la situación actual del coronavirus podría dar lugar a esas oportunidades de compra.

Dado que las nuevas inversiones directas/coinversiones podrían experimentar algún tipo de impacto a corto plazo, esperamos que los inversores y los gestores de fondos reduzcan el ritmo de sus inversiones para las inversiones directas/coinversiones. Las inversiones directas/coinversiones pueden beneficiarse potencialmente de valoraciones de entrada más favorables, pero ser muy selectivos será primordial.

"El capital privado está en general bien posicionado para afrontar choques sorprendentes como el creado por el coronavirus. Los fondos de private equity están bien capitalizados con un capital bloqueado que puede desplegarse para nuevas inversiones cuando surjan oportunidades, o que puede utilizarse para apoyar a las empresas de cartera existentes si y cuando sea necesario.

"Además, el largo horizonte temporal de inversión de los fondos de private equity proporciona al sector un alto nivel de flexibilidad en lo que respecta al momento de salida, lo que significa que los gestores de fondos de private equity y sus inversores pueden mantener la mente tranquila incluso en tiempos turbulentos".