印刷する compartir

Tendencias - Thought Leadership

La cuestión de la convergencia

La noción de convergencia tiene gran importancia para muchos inversores en mercados emergentes Pero ¿en qué consiste? ¿Por qué debería producirse? ¿Qué nos dice la historia al respecto?

04/12/2018

Nicholas Field

Nicholas Field

Responsable de estrategia en renta variable emergente

Nuestro informe completo, que puedes consultar en la parte inferior de la página, analiza en profundidad este tema. A continuación, presentamos un breve resumen:

Convergencia: la teoría

La teoría de la convergencia implica que si un país más pobre obtiene acceso a la tecnología de economías más ricas, se producirá una brecha entre sus capacidades de producción antiguas y las nuevas. Esto da lugar a mayores niveles de inversión y, por tanto, se traduce en crecimiento.

Convergencia: los hechos

Los países emergentes muestran una trayectoria muy irregular a la hora de lograr la convergencia.

  • Latinoamérica:

En general, esta región ha hecho escasos progresos. Los periodos de drásticos repuntes que hemos observado se han producido en gran medida como consecuencia de los ciclos empresariales.

  • Asia:

La situación en Latinoamérica contrasta claramente con la de Asia, donde, por ejemplo, Corea del Sur y Taiwán han logrado una convergencia significativa. A principios de la década de 1960, el PIB per cápita de Corea del Sur representaba tan solo alrededor del 3% del estadounidense. En la actualidad, se sitúa en el 50%. Más recientemente, China —tras años de retrocesos— ha pasado de tener un PIB per cápita inferior al 2% en relación con el de EE. UU. durante principios de la década de 1990 a un 15% a día de hoy.

  • Países emergentes de Europa, Oriente Medio y África (región EEMEA):

De nuevo, no parece que haya grandes indicios de convergencia en los principales países de esta región.

Resulta claro que los países no convergen de forman natural. La mayoría de los mercados emergentes apenas han avanzado en su objetivo de acercarse a los niveles de PIB per cápita de EE. UU. No obstante, existen dos excepciones destacadas: Corea del Sur y China. ¿Qué características tienen los modelos económicos de estos países para haber logrado esta convergencia?

Podemos analizar esta cuestión a través del mayor ejemplo de convergencia de las décadas de 1960 y 1970, Japón, y de un país que no ha logrado converger, Brasil.

  • Japón:

En 1960, la población nipona, de media, mostraba un nivel de riqueza que representaba una quinta parte del nivel estadounidense. En el pico de la burbuja japonesa, en 1989, ambos países se encontraban en situación de igualdad y, cuando el yen alcanzó su nivel máximo en 1995, la riqueza de Japón pasó a representar el 150% del nivel estadounidense.

  • Brasil:

Escasos progresos en términos de convergencia y un largo historial de inversión insuficiente

Convergencia: las lecciones de Japón y Brasil

La evolución opuesta de Japón y Brasil nos muestra que las estructuras políticas y gubernamentales tienen importancia. Otro factor a tener en cuenta son las condiciones iniciales. Por definición, un país menos desarrollado carece de una base de capital y, para converger, es necesario contar con una fuente de capital. El desarrollo de este capital de forma interna constituye un proceso lento basado en la creación progresiva de una sociedad de consumo en un ciclo de inversión, lo que se traduce en una base salarial más elevada que conlleva un nivel más alto de consumo y ahorros, y esto, a su vez, genera más inversión.

Para experimentar el rápido crecimiento que Japón (y Alemania) registraron después de la Segunda Guerra Mundial y para afianzar las estructuras políticas, resulta de gran ayuda contar con una importante inyección de capital. Japón obtuvo una a través de la guerra de Corea y Europa se benefició del Plan Marshall. Brasil no contó con ese tipo de ayuda.

¿Qué significa esto para los inversores?

Por fortuna, la inversión en mercados emergentes va mucho más allá de la convergencia. Sin embargo, nos puede ayudar a comprender el contexto y las tendencias a largo plazo que nos permiten identificar compañías atractivas.

En un marco geopolítico, económico y demográfico que evoluciona con rapidez, seguramente surjan cada vez más empresas líderes a nivel mundial en el mundo emergente.

Aprovechar este complejo conjunto de oportunidades no es sencillo, pero las recompensas pueden resultar extremadamente atractivas si los inversores están dispuestos a adoptar un enfoque flexible tanto en términos de asignación por países como de selección de valores.